¿Sientes tu vida anclada en una rutina que no te convence?

¿Necesitas parar y disfrutar de un tiempo para reflexionar?

 

¿Quieres viajar y no sabes cómo?

Yo me sentía igual. El estilo de vida que estaba viviendo no me convencía. Soy Paula y al terminar la carrera de arquitectura di un giro en mi vida, hoy llevo dedicados al viaje casi ya 3 años especializándome en el mundo náutico. En 2014 crucé el Atlántico en velero y he vivido los últimos años entre el Caribe y el Mediterráneo casi diría que más tiempo a bordo que en tierra firme.

Seguía lo establecido, tras la universidad la salida laboral natural era entrar en el despacho familiar pero decidí invertir mi tiempo para reflexionar acerca de lo que quería. Viajo en barcostop, es decir, saltando de un velero a otro.

Empecé sin apenas noción náutica y gracias a los viajes en barco he aprendido a navegar. Descubrir el estilo de vida de aquellos que viven y viajan en velero ha sido la mejor experiencia que he vivido hasta ahora. Es gracioso pues cuando comencé a viajar, lo desconocía por complete.

Mi primer viaje largo fue deliberadamente introspectivo, desconecté al mismo tiempo de mi entorno conocido a la vez que del mundo virtual. Un viaje sin móvil ni ordenador, lejos de whatsapp y redes sociales, ésto me permitió estar presente al 100%, absorber todo lo que iba viviendo por el camino y alejarme del ritmo de vida tan intenso siempre acompañado del  “debo hacer”. Un año de viaje consciente de preguntas y reflexiones constantes en el que descubrí lo que quería y cómo conseguirlo.

En el proceso nació la web Allende los mares, que significa “más allá de los mares”. Una recopilación de todo lo aprendido por el camino para que puedas encontrar inspiración e iniciar el viaje que te permita encontrar tu estilo de vida.

Durante el proceso nació Allende los mares, que significa “más allá de los mares”. En el que doy a conocer el concepto del viaje desde otro punto de vista, enfocándolo desde la perspectiva del deporte, la aventura y aprendizaje continuo; proponiéndome retos y compartiendo que es posible cumplir los sueños con la firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos que únicamente necesitan de esa primera chispa para comenzar a perseguir los suyos.

¿Por qué a través de un VIAJE?

Reloj

SÉ EL DUEÑO DE TU TIEMPO

Sin prisas, cuestiona, reflexiona, aprende, desaprende, … disfruta.

 

Libérate

FUERA ETIQUETAS

Al salir de tu entorno, ya nadie te juzga. Sé tu mismo.

CONÓCETE A TI MISMO

Nuevas facetas propias surgirán al encontrarte en situaciones desconocidas

Comprensión global

MEJOR COMPRENSIÓN GLOBAL

Despójate de prejuicios y aumenta tu capacidad de empatizar con lo diferente.

¿Qué encontrarás?

Play video

VLOG

Comparto pequeños momentos durante mis aventuras en formato video intentando complementarlas con información relacionada con el mar y el barcostop.

Bloc de notas

BLOG

Recorrer países y culturas diferentes, adaptarme a hábitos y costumbres distintas; oler, saborear, sentir lo desconocido constantemente, … y a menudo con el mar como escenario; deviene en un ir y venir de preguntas y reflexiones; algunas logro plasmarlas en papel y así poder compartirlas contigo.

Velero

BARCOSTOP

Saltar de un velero a otro, formar parte de la tripulación y compartir junto al capitán/a las experiencias que el mar brinda, descubre cómo, cuándo, dónde, …

Alternativas

ALTERNATIVAS

Proyectos marineros, viajes o viajeros con propósito.
– En desarrollo –

Allende los Mares es un proyecto que nace de un viaje fruto de la colaboración y es así como quiero que se desarrolle y continue. Juntos estamos formando una comunidad con intereses e intenciones parecidas.
Allende los mares es in proyecto abierto a colaboraciones así que si sientes que puedes aportar y sumar al proyecto ya sea con:

  • Artículos relacionados a cómo viajar de forma alternativa por mar para la sección “Barcostop”.
  • Compartir tu experiencia ya sea en formato video o con un artículo sobre el cambio en tu estilo de vida a través de un viaje, cuál fue tu inspiración, tus expectativas iniciales, tus planes e ideas. Se puede incluir tanto en “Vlog” como en “Blog”.
  • Si conoces algún proyecto relacionado con el mar, escríbeme acerca de él  para poder agregarlo a “Alternativas” y darle mayor difusión.

Puedes enviarlo a través de la página de contacto.

Allende los mares en números:

Más de 1000 lectores de 15 países diferentes.
Más de 2000 seguidores en redes sociales.
Más de 60000 reproducciones de video en Youtube.

  • Culturas: mezlca, shock, comprender, empatizar, aprender, desaprender,…
  • Horizontes inimaginables, que desorienten, aumenten tus sentidos: desiertos, junglas, océanos, montañas, …
  • Sensaciones: jugar con conceptos asimilados e interiorizados desde la infancia para transformarlos y ampliar perspectivas conforme voy descubriendo nuevas interpretaciones sobre ellos; el tiempo, la tolerancia, el amor, la libertad,…
  • Límites: hambre, sueño, resistencia, frío, calor; conocer de qué soy capaz y cuáles son mis limitaciones.
Busco vivencias, experimentando tanto bondades como las adversidades de cada lugar, integrarme comprendiendo el nuevo entorno y aprender y absorber cuanto más de él. Sentir, vivir, asimilar, transmitir y compartir es para mí el viaje en sí.
La exploración y los retos están en mi top list. Poco a poco comienzo a acumular historial viajero tanto en velero como por tierra. Es curioso pues viajar nunca me había resultado demasiado atractivo, tan solo conocía el turismo tradicional. Mi concepto de viaje cambió cuando sustituí el turismo contemplativo por el viaje de experiencias.

Viajo de manera independiente, eligiendo el cómo, el cuándo y el dónde. Intento evitar la urbe, me siento en casa cuando estoy en la montaña al mismo tiempo que me declaro enamorada del mar. Disfruto viajando lento.

La mayoría de viajes los he realizado casi sin dinero gracias a la economía colaborativa, el voluntariado y diferentes trucos que se van aprendiendo por el camino. Suelo usar plataformas como Couchsurfing o Warmshowers para el alojamiento además de tienda de campana; Blablacar o simplemente autostop o barcostop para el transporte; Workaway o voluntariados (ya sea con pequeñas o grandes organizaciones) para complementar el viaje en lo social, aprendizaje, y contribuir socialmente.

Mi intención es continuar explorando sin prisas y aunque me fascina la montaña, voy a recorrer millas sumergiéndome en el mundo náutico. A bordo de un velero he descubierto un estilo de vida, simple, natural en el que se disfruta de mucho tiempo libre. Las personas que viven a bordo de un velero tienen un carisma especial y visión muy diferente sobre la vida y cómo vivirla. Además, me permite trabajar mientras viajo y no es necesario un compromiso por un largo periodo de tiempo, lo que me da gran libertad de ubicación y cambio de entorno.

 

A mitad de mis estudios  universitarios decidí sacarme la titulación náutica del PER, no sé muy bien el porqué, ni mi familia y amigos cercanos han tenido relación con el mar. Me consideraba aficionada a la montaña, pues tampoco practicaba ningún deporte acuático. Pero vivía en la costa y me inquietaba la idea de no sacar el máximo partido de ella, supongo que de nuevo fue cuestión de seguir los instintos. Lo mismo sucedió cuando aposté por el patrón de yate, la titulación superior.
Cuando mi madre se enteró acerca de lo que estaba estudiando me preguntó con gran ironía: “¿Para qué? ¿Para navegar nuestro barco?” Obviamente no había velero alguno, pero ¿por qué no? Al obtener la titulación me di cuenta de que no sabía nada de náutica, el examen es pura teoría y la base de la navegación es la experiencia. De hecho, con el tiempo me he dado cuenta de que no llegué a entender gran cantidad de conceptos que estudié para el examen y que con la práctica he llegado a consolidar.
Antes de volar a Canarias para intentar cruzar el Atlántico tenía dos meses de verano por delante así que aproveché para me sacarme el título de primeros auxilios y el de buceo, titulaciones muy relacionadas con el mundo náutico y que aunque en su momento no lo tenía claro, me han sido de mucha utilidad.
Cuando llegué a Canarias en busca del velero realmente no sabía donde me metía, no sabía lo que era un barco, no sabía lo que significaba vivir a bordo, no sabía lo que era depender de la meteorología, no sabía nada de nada. Descubrir el estilo de vida de aquellos que viven y viajan en velero ha sido la mejor experiencia que he vivido hasta ahora. Una gran huella difícil de reemplazar, así que fiel a mis instintos seguiré la dirección del viento y me dejaré llevar.
A casi tres años de mi primer contacto con veleros, ya cuento con la titulación de patrona de yate, primeros auxilios, socorrismo acuático y buceadora 1 estrella de CMAS. Mi intención este verano es sacarme la titulación de capitán de yate tanto española como inglesa (RYA) para poder seguir saltando de velero en velero en cualquier lugar del mundo y poder trabajar profesionalmente cuando lo necesite. Además, siempre que puedo intento avanzar con conocimientos de meteorología, motores e instalaciones eléctricas para ser competente y autosuficiente sea cual sea el velero, situación y condiciones que me encuentre.
El desafío diario que supone el velero es lo que más me engancha, se aprende algo nuevo cada día y me da la oportunidad de convivir con distintas personas y culturas en lugares diferentes. Una gran huella difícil de reemplazar, así que por ahora continuo y sigo formándome en el mundo náutico con el objetivo, espero cercano, de embarcarme y explorar el Pacífico.

Soy Paula de Castellón y casi que podría definirme como viajante que no viajaba.

Viajar nunca me había resultado demasiado atractivo pues tan solo conocía el turismo tradicional, la mayoría de veces consistía únicamente en pasear por diferentes capitales, sin nada concreto que hacer durante el día o incluso disfrutando de las mismas actividades que haría en mi ciudad pero con un coste extra.

Mi concepto de viaje cambió cuando sustituí el turismo contemplativo por el viaje de experiencias. En 2013 realicé un intercambio universitario de un año en Brasil. Cosa que recomiendo a todo aquel que esté en la universidad, ya sea erasmus, intercambio o séneca; es una gran oportunidad el poder conocer otros lugares, diferentes métodos de enseñanza, culturas, idiomas, mientras se está en la universidad.

Elegí Latinoamérica porque quería cambiar de cultura y concretamente Brasil porque era el único país en el que podía aprender un idioma nuevo. Ya no solo por el portugués, ya que cuando se viaja a un país con lengua diferente, siempre se practica el inglés.

En Brasil experimenté mi primer viaje largo durante el verano brasileño de diciembre a marzo recorriendo de norte a este la costa brasileña, la mayoría del tiempo lo pasamos fuera de las ciudades en plena naturaleza, acampando y viviendo con menos de 10 euros al día. Navegamos varios días en el amazonas con barcas pesqueras; atravesamos el desierto de los Lençois Maranheses sin guia, gps, móvil ni mapa tan solo guiados por la dirección del viento; cruzamos la Chapada Diamantina durante días durmiendo en cuevas sin agua potable, …

Es inmensa la huella que dejó ese viaje en mí, me abrió un nuevo mundo; el hecho de prescindir de limitación en el tiempo y contar con completa libertad para explorar el país y su gente, me permitió vivir en un estado hasta entonces desconocido, favoreciendo un clima de constante reflexión sobre todo tipo de cuestiones.

Durante este gran viaje descubrí que se podía viajar de maneras muy diferentes, pero también fue toda una revelación el tener la oportunidad de conocer cantidad de personas con perspectivas tan diferentes frente a la vida, personas que motivas y llenan de esperanzas. Paralelamente, comenzó un extraodinario viaje interior totalmente inesperado que me permitió conocerme mejor al tener que enfretarme a situaciones que hasta entonces ni siquiera imaginaba.

Tras mi año en Brasil, solo sabía que quería volver y explorar más a fondo la cultura Latinoamericana. Y sin saber cómo ni porqué el volver al continente americano cruzando el Atlántico en velero se coló en mi cabeza, esas ideas que no se sabe de donde vienen y van sedimentando poco a poco.

En ese momento todavía me quedaba un año de universidad para terminar el proyecto final de carrera. Me resultaba complicado contener mis ganas por viajar, pero sabía que si no terminaba ese año la carrera no encontraría nunca el momento adecuado para hacerlo. Y sí, he decir que aunque ahora no esté trabajando como arquitecta, vale la pena terminar una carrera ya empezada. Evitas que se te quede la espinita clavada y un título universitario te abre todo tipo de puertas, es raro pero ¡yo he conseguido trabajo en barcos por ser arquitecta!

Dediqué el curso 2013/14 por completo al proyecto final, día y noche, tan solo me escapaba algún fin de semana para participar en regatas y así poder asegurarme de que el mundo del velero sí me convencía, pues apenas tenía experiencia.

Arquitecta voluntaria en Senegal

Arquitecta voluntaria en Senegal

Aún así, a mitad del proyecto final, me surgió la oportunidad de viajar a Senegal en calidad de voluntaria, fui incapaz de decir que no… Es importante cumplir con los objetivos marcados, pero también lo es saber adaptarse a las situaciones y ser flexible. Participar en este proyecto con Base-A fue una experiencia fue muy enriquecedora, pasé dos meses trabajando como jefa de obra ayudando en la rehabilitación de un centro sanitario en una población del norte, Ndomor. Mi primer encuentro con el gigante africano conviviendo de lleno con familias en un pueblecito anclado en la tradición y la religión.

Si hay algo que me caracterice es que siento una debilidad fortísima por los retos, no sabría bien si definirlo como una virtud o un defecto. No era consciente de ello hasta que analizando el por qué de las cosas que hago, encuentro que casi todo comienza por un “¿seguro que no puedes con esto? ¡Inténtalo!”

Por fin, terminé la carrera en julio de 2014 y en cuestión de días ya tenía comprado el billete solo ida a Canarias para intentar cruzar el Atlántico en velero. Sentía una incontrolable necesidad por viajar así que decidí seguir mi instinto. ¡Cuánto me alegro de haberlo hecho!

Llegué a Canarias, encontré un barco, crucé el Atlántico en velero. Salí de casa sin plan ni limite de tiempo. En el Caribe encontré un trabajo en otro velero y viví casi un año en un entorno que hasta entonces para mi solo existía en postales.

Fue un viaje de preguntas sin respuestas, un viaje en el que dejé de lado móvil, ordenador, whatsapps… un año aislada viviendo al 100% y presente día a día en un entorno completamente distinto que conocía hasta entonces. Un año de reflexión constante, de risas y llantos, de descubrimientos, …

Volví a casa para Navidad de 2015. Llegué realmente reforzada y llena de energía, pero conforme pasaban los meses esa energía iba desapareciendo. No estaba convencida de seguir con el estilo de vida común pero la presión social y familiar es fuerte, tomar la decisión es complicado.

En lo alto del mástil

Apasionada por los viajes de exploración, decidí priorizar el viaje en mi vida y en mayo de 2016 volví a coger la mochila. Mi intención es continuar explorando sin prisas y aunque me fascina la montaña, voy a recorrer millas sumergiéndome en el mundo náutico. A bordo de un velero he descubierto:

  • Estilo de vida, simple, natural y permite disfrutar de mucho tiempo libre y horizontes de ensueño.
  • Las personas que viven en velero son realmente increíbles, nada convencionales y muy interesantes.
  • Puedo trabajar mientras viajo y no es necesario un compromiso por un largo periodo de tiempo.
  • Es el complemento perfecto para Allende los mares.

Viajar en kayak

Me encanta el deporte, es parte de mi día a día. Antes participaba en carreras ya fueran de 10 o 21km tanto asfalto o montaña o triatlón, iba en bici a todos lados y practicaba ya fuera senderismo, escalada, … Este nuevo estilo de vida me permite llevar una combinación perfecta, los viajes de exploración exigen estar en forma y siempre intento combinarlo con un reto deportivo que conlleve alguna actividad ya sea navegar, pescar, senderismo, bici, bucear, kayak, …

También bailo, ¡no puedo evitar moverme a ritmo de son en cuanto escucho una canción! Al elegir destino y poder permanecer un tiempo, intento escoger lugares lugares con ritmo en el ambiente y disfrutar y aprender de su baile; ya aprendí salsa, bachata, samba, bailes senegaleses, griegos, …

Disfruto viajando lento, sin prisas, sumergiéndome de lleno en la cultura. Escribir sobre ello reflexionando sobre lo vivido forma parte del viaje, así es como nació la idea de crear el blog para poder compartir con amigos, viajeros y marineros los momentos más mágicos de este viaje que es la vida. Quizá peque al escribir desde un punto de vista demasiado occidentalizado, consciente de ello por eso también me urge viajar, para poner en duda principios totalmente interiorizados y poder ver las cosas con una perspectiva distinta.

Artículos que pueden interesarte:

Además de compartir historias de otros viajeros, también comparto la mía con la intención de inspirar a las mujeres a vivir de una manera más espontánea, libre y aventurera, sin ceder a las presiones de la sociedad patriarcal. Con confianza y seguridad, cualidades que se afianzan viajando, puedes conseguir realizar tus sueños, no hace falta esperar a alguien para lanzarse a por ellos.

Mapa mis viajes

Da la sensación de que sea mucho lo recorrido y, sin embargo, cuanto más descubres más te das cuenta de lo que queda por ver. Como dijo Kapuscinski: “Lo que podríamos llamar contagio de viaje, es en el fondo una enfermedad incurable.”

He de confesar que la idea de ser la protagonist del blog no me entusiasmaba al principio y todavía hoy me cuesta. La capacidad de motivar es mucho mayor contando las historias en primera persona, que es uno de las principales razones del blog. Tiene más impacto, naturalidad y cercanía por lo que me permite una conexión directa con el lector. Otro motivo por el que inicié el blog fue el conocer gente parecida a mi, como tú, con inquietudes e ideas similares. Este verano fue la primera vez, y no será la última, que lancé un mensaje público para que la gente se uniera a mi aventura:

Esta declaración de valores está destinada a hacer mi ética transparente, a dar a conocer el mundo del viaje desde otra perspectiva y con una firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos que únicamente necesitan de esa primera chispa para comenzar a perseguir sus sueños.

¿Quieres saber más de mi?
Te invito a bucear en mi Facebook para un contacto más directo y a seguir mi canal de youtube donde podrás ver todos los videos de Allende los mares.

¿Te gusta lo que lees?
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.