Sí, se puede aprender a navegar sin dejar tu cuenta en números rojos. Embarcándote como tripulación no solo aprendes a navegar sino que es una experiencia que marcará un antes y un después. Al final de este artículo encontrarás un video en el que Max nos explica porqué se decidió por esta opción.

¿Cómo aprender a navegar? Aquellos que no han tenido la suerte de tener familia marinera se ven un poco perdidos a la hora de sumergirse en el mundo náutico. La forma más fácil y directa es acudir a una academia. Es una buena opción, pero no está al alcance de todos los bolsillos, entonces, ¿cómo adentrarse en este fascinante deporte/estilo de vida? Contaré brevemente la evolución que Max y yo fuimos viviendo para ver que sí es posible aprender  a navegar de manera alternativa: 

        1. Sacar una titulación náutica por libre.

El año 2013 conseguimos sacarnos el patrón de yate. Realmente no sabíamos porqué queríamos este título, de hecho cuando le dije a mi madre que estaba estudiando para ello, me miró con una sonrisa burlona y me preguntó con ironía: “¿Para navegar en nuestro barco?” Obviamente, ni había barco ni experiencia náutica previa pero vivíamos en la costa y no disfrutábamos del mar, nos pareció una buena manera de aproximarnos a él. No perdíamos nada en intentarlo pues lo estudiamos por libre sin academias, buscando los libros en la universidad con lo que únicamente pagamos la tasa de examen.

Tener un compañero/a para estudiar un examen de este calibre por libre es un gran apoyo. Pero ¡ojo! revisa bien qué libros estudias. En nuestro caso, estaban desactualizados, por lo que al examinarnos sobre radiocomunicaciones, nos sonaba todo a chino. Resulta que el libro que habíamos estudiado era del 2006 y había avanzado tanto el asunto que no pudimos contestar ni la mitad de preguntas. Anécdotas a parte, al aprobar nos dimos cuenta de que realmente no sabíamos nada de navegación, NADA. Navegar se basa en la experiencia y no en la teoría. Al menos, ya teníamos unas nociones náuticas básicas, pero no era suficiente.

        2. Incluir prácticas de vela siempre que sea posible en la titulación.

Cuando te examinas de patrón de yate te dan la opción de obtenerlo únicamente a motor o incluir motor+vela. Elegimos vela. Por suerte, el tío de Max se dedica a impartir clases sobre exámenes náuticos y realizar las prácticas, además de ofrecer charters durante el verano. Así que nos salió mas baratito y ya puedes imaginar, prácticas en Ibiza y Formentera… todo un lujo. Así que para quien quiera realizar prácticas, que no lo dude, vale la pena transformarlo en un viaje en lugar de vivirlo como un trámite. Si os interesa, podeis echarle un vistazo a la de facebook de Pablo y practicar en su velero: Mufti IV Ibiza

       3. Practicar: participar en regatas.

Con el título bajo el brazo, empezamos a barajar posibilidades para ver cómo podíamos aprender a navegar. Las prácticas obligatorias del examen de 2 días sirven para tener un primer contacto con el mar, pero no te dan la experiencia necesaria. La mayoría de las opciones que encontramos para aprender a navegar eran carísimas y algunas de ellas bastante aburridas. Academias en las que tenías un horario estricto, con un profe que te marca, el rol profe-alumno: yo sé-tú no. Pero encontré una opción que me convenció: Formar parte del equipo de un velero que participa en regatas.

Foto de una regata de Hobie Cats en Benicassim

Regata Benicassim

En casi todos los puertos se realizan regatas los fines de semana, algunos veleros ya tienen su propio equipo pero hay otros que necesitan gente. Aprovecho para agradecer tanto a Tuvvik como al 78 de Mayo que me acogieran en sus veleros para realizar regatas. También a Alberto por invitarme a participar en la regata de Benicassim en su Hobie Cat.

Cuando decidí participar de las regatas (enero 2014) ya iba con una intención clara, si me gustaba sería la chispa que me haría decidir intentar cruzar el Atlántico. Me gustó. Lo tenía claro, intentaría cruzar el oceáno (Noviembre 2014). Lo más complicado de la decisión fue contarlo a la gente, pues los que sabían navegar sabían que yo no tenía ni idea y los que no sabían navegar no entendían lo que significaba subir a un barco y lanzarte ante tal hazaña.

 

Vamos a concretar, ¿qué se puede hacer si se quiere aprender a navegar sin desembolsar gran cantidad de dinero y disfrutarlo al mismo tiempo?

  • Si no puedes viajar, pregunta en el puerto más cercano cuándo se realizan las regatas, horarios, calendario, barcos. Date a conocer personalmente y/o pon un cartel en el bar y la oficina mostrando tu intención de forma clara y responsable. Siempre hay barcos que necesitan gente para formar equipo. Eso sí, sé constante, has de comprometerte pues no son juegos, son competiciones y si cuentan contigo en el equipo, no puedes fallar.
  • Si puedes y/o quieres viajar, te aconsejaría que te crearas un perfil en una o varias de estas webs: findacrew o crewbay, son gratuitas y SIEMPRE hay capitanes/as que buscan tripulación. Hay multitud de opciones, formar parte de la tripulación en sus viajes, ayudar en “deliveries” que consiste en llevar el barco de un puerto a otro, trabajar de niñero/tutor con los hijos de los propietarios, incluso que te contraten como camarero, chef, tripulante, capitán,… y esto ¡por todos los rincones del mundo! Elige la opción que más te llame la atención y ponte en contacto con el/la capitán/a.

 

*** Importante, resaltaría dos puntos antes de lanzarse a la aventura:

  • Vale la pena tener algunas nociones teóricas antes de embarcarse, en internet puedes encontrar multitud de apuntes que te introducen en el mundo náutico. Es importante conocer el vocabulario náutico ya sean las partes del barco, los verbos más utilizados, maniobras, significado de algunas banderas, etc. Por ejemplo, en todoababor puedes encontrar nomenclaturas y manieobras básicas. También hay videos explicativos de iniciación a vela en el curso que ofrece online AVela Mar.
  • La experiencia de vivir en un barco es de las mejores que he tenido pero es muy importante que sepas donde te metes, es un espacio muy reducido, convives con personas que no conoces y no puedes salir de allí. Las ofertas que verás son realmente atractivas, pero hay que tener cuidado y valorar bien las condiciones. Pronto subiré un artículo con consejos sobre cómo elegir una embarcación con información de antemano y no a lo loco, pues la mayoría de veces los anuncios en estas webs son muy llamativos pero si no sabes todo lo que conlleva puedes llevarte una sorpresa negativa.

 

En el siguiente video, Max nos explica las ventajas de embarcarse en un velero como tripulación para aprender a navegar:

.

 

Arquitecta y patrona apasionada por los viajes de exploración y con gran curiosidad por el mundo del turismo y la aventura. Doy a conocer el mundo del viaje desde otra perspectiva, como proceso de autoconocimiento y reflexión en busca de un estilo de vida mejor; con la firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos.
¿Te gusta lo que lees?
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.