POR QUÉ ES MEJOR APRENDER UN IDIOMA EN SU PAÍS QUE EN EL TUYO

Los idiomas dicen muchísimo mas de lo que a primera vista parece.

Si tu primera lengua no es el inglés y te toca comunicarte en este idioma, tienes la suerte de ser libre. Hablo del inglés o de cualquier otra lengua en la que te comuniques y no sea tu lengua materna. ¿Por qué hablo de libertad? Es un concepto un tanto extraño y difícil de explicar al referirme a un idioma. Con nuestra lengua materna guardamos una serie de relaciones, de vínculos que no lo hacemos con ninguna otra. Hay palabras que evocan sentimientos y emociones en nosotros, que no lo hacen en otros idiomas. Sabemos traducir a la perfección dichas palabras, pero en nuestro interior no significan lo mismo.

Intentaré poner un ejemplo, pero no es nada fácil, puesto que lo que significa para mí una palabra puede no tener el mismo sentido para ti. Una palabra muy importante y cargada de acepciones es: mamá. En el Laurouse la definen como: “mujer que ha tenido hijos” y, sin embargo, si preguntáramos a 10 personas distintas sobre su significado, cada uno daría uno diferente. Cuando la pronuncias, lleva consigo multitud de significados. Sin embargo, cuando la pronuncias en otro idioma: “mum”, “maman”, “mamma”, “mamă”; sí, sabes lo que quiere decir pero no conlleva los mismos sentimientos cuando dices en otro idioma, ¿verdad? Así pues, hablando en un segundo idioma se nos concede un rango de libertad que al hablar nuestra propia lengua no tenemos, nos sentimos atados a estas emociones y condicionados por las palabras.

No todos los vocablos se pueden traducir, como tampoco todos los conceptos existen en otros idiomas ni todos las lenguas se estructuran de la misma manera. Los idiomas son reflejo de las sociedades que los hablan. Es realmente interesante cuando en lugar de querer aprender gramática o únicamente hablar un idioma, te sumerges a fondo en su cultura. He aquí algunos ejemplos:

  • Vocablos que no tienen traducción: Viviendo en Brasil descubrí que el portugués de Brasil es un idioma cálido y romántico. Todas sus palabras entrañan cierto cariño y musicalidad, sin duda un reflejo del país. Hay una palabra muy especial que es imposible de traducir en otro idioma: “saudade”. Podríamos definirla como una especie de nostalgia, añoranza, un echar de menos con un sentimiento muy profundo y amoroso.
  • Conceptos que no existen en otros paises: ¿Cómo explicas a un extranjero que tras una comida NO te levantas de la mesa? Y que bajo la excusa del café disfrutas de una tertulia amena y un compartir tu tiempo. El concepto de sobremesa es casi imposible de explicar, mas bien diría que es imposible de entender si no lo has vivido y lo has interiorizado. Para los españoles comer no significa solo alimentarse, no es una actividad vital mas, es todo un ritual. Por mucho que lo intentes explicar o los extranjeros crean entenderlo, hasta que no lo vives no lo asimilas. Y esto sucede con muchísimos de los hábitos de otros paises.
  • No todos los idiomas se estructuran de la misma forma: Tuve la suerte de poder vivir en la comarca indígena Guna Yala en Panamá durante 8 meses. Digo suerte pues no se permite a ningún extranjero vivir allí a excepción de los veleros (se suponen temporales). Descubrí a base de prueba y error que el idioma Guna no mantenía las mismas relaciones que el español. Cuando hablaba con los gunas bilingües, guna y  español, notaba un malentendido o incomprensión de lo hablado tanto por mi parte como de la suya, hasta que me di cuenta de que su lenguaje no tenía la misma base que el mío. El español utiliza el sexo de los objetos y la relación con el tiempo se hace a través de los tiempos verbales. El de ellos hacía continuamente referencias al lugar, la gramática cambia con la dirección y localización y estaba estrechamente ligado a la naturaleza, algo que yo no tengo interiorizado y por eso me costaba entender ciertas frases, al igual que a ellos mis ideas.

Incorporé esta palabra hace poco en mi diccionario estudiando sobre este tema, realia. Según los investigadores búlgaros S. Vlahon y S.Florin (en wikipedia) son “palabras (y locuciones compuestas) de la lengua popular que representan denominaciones de objetos, conceptos, fenómenos típicos de un ambiente geográfico, de una cultura, de la vida material o de una peculariedad historicosocial de un pueblo, de una nación, de un país, de una tribu y que por esto son portadoras de un colorido nacional, local o histórico; estas palabras no tienen correspondencia precisas en otras lenguas.”
Por esto, creo sumamente importante aprender un idioma en el país en el que se habla. Apostar por un intercambio cultural y no quedarte únicamente en la gramática. Y he aquí la simpleza de nuestras decisiones: Inglés en Inglaterra o USA, francés en Francia, etc ¿no?

El mundo es enorme, las posibilidades infinitas. ¿Por qué no aprovecharlo? Por ejemplo, si no te gusta el frío o simplemente quieres decubrir el Caribe, has de saber que hay islas en las cuales se habla tanto español, inglés, francés, alemán además de lenguas autóctonas de cada región. Y hay muchísimos ejemplos, no solo en Europa o USA se hablan estos idiomas, también en África, Asia y Oceanía. Piensa qué te gustaría aprender y conocer además del idioma que quieres, añade un plus y ¡lánzate a descubrir!

Resumiendo, tras los argumentos expuestos al principio de este artículo una experiencia de las mas completas para aprender un idioma es ir al país en el que se habla. Pero no todos pueden permitirse viajar, también existen alternativas gratuitas para aprender un idioma:

  • Si no puedes viajar:
    – Gracias a la globalización siempre hay extranjeros en nuestras ciudades. Ellos también quieren aprender tu idioma. ¿Conoces el tandem? Es un intercambio en el que quedas con una persona para conversar, un rato en tu idioma, un rato en su idioma. Así desarrollas la habilidad de escuchar y comunicarte en otro idioma de manera totalmente gratuita, y además conoces gente de diferentes culturas. Existen muchas webs en los que puedes encontrar a gente con quien hablar. Tan solo tienes que teclear en google: “tandem + tu ciudad” y seguro que te saldrán opciones. No pierdes nada en intentarlo, ¡ganas mucho si te lanzas!
    – Si quieres relacionarte con nativos del idioma que deseas aprender pero no encuentras en tu ciudad, existen redes sociales donde puedes interactuar con personas de todo el mundo, practicando los pilares básicos para aprender como: leer, escribir, escuchar y hablar. En Bussu hay 50 millones de hablantes nativos.
    Clases totalmente gratuitas en webs fáciles de usar, entretenidas y muy completas. En duolingo en lugar de memorizar vocabulario el aprendizaje se basa en la práctica.
    Memrise sería una especie de combinación de ambas, se ofrecen cursos creados por los miembros de su propia comunidad. Los temas son variados, desde ciencia a historia en los que aprendes de manera efectiva a la vez que divertida.

 

  • Si puedes y/o quieres viajar:
    – Una de las opciones mas conocidas hoy en día es el intercambio universitario, es una gran oporturnidad, tan buena que me hace hasta cuestionar si no debería ser de carácter obligatorio. Si te decides por ello, te recomiendaría que no te juntes con personas de tu misma nacionalidad nada mas llegar, la adaptación al país al estar solo es mas complicada pero intenta vivir con un nativo y unirte en su grupo de amigos, cuesta al principio pero vale mucho la pena.
    – También puedes plantearte buscar trabajo en otro país y pasar unos meses o años, empaparte tanto de la lengua como de la cultura a la vez que ganas dinero.
    – Si buscas experiencia por encima de un beneficio económico hay multitud de ongs en las que puedes participar como voluntario cooperando internacionalmente.
    – Si no tienes recursos económicos hay webs como workaway en las que puedes formar parte de un proyecto ya sea una granja, construcción, hostel o incluso familias que buscan gente para cuidar a sus hijos, ¡hay de todo! Se trata de un intercambio: unas horas de trabajo a cambio de alojamiento y comida, y de paso puedes llegar a aprender una habilidad nueva.
    ¡A la aventura! Vuelo comprado al país elegido, y… ¡a ver qué pasa!

Manu nos cuenta como aprendió japonés en Japón:

 

 

Terminaré este artículo con un divertido reto que comparto cuando nos juntamos varios amigos de diferentes nacionalidades. Se trata de encontrar una palabra que no comparta raíz en ninguna de las lenguas que conocemos, es muy complicado pues en los idiomas latinos casi todas son parecidas. Por el momento, sólo he encontrado una que ni en español, catalán, itialiano, francés, portugués, inglés, alemán, árabe ni ruso es igual. Aún así, dudo bastante de que sea realmente diferente si comienzo a averiguar sobre cómo se traduce en otros idiomas. No la desvelaré todavía. ¿Sabrías identificar una palabra totalmente diferente en todos los idiomas que tú y tus amigos conoceis?

Arquitecta y patrona apasionada por los viajes de exploración y con gran curiosidad por el mundo del turismo y la aventura. Doy a conocer el mundo del viaje desde otra perspectiva, como proceso de autoconocimiento y reflexión en busca de un estilo de vida mejor; con la firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos.
¿Te gusta lo que lees?
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.