Hay personas infinitamente felices viviendo siempre de la misma manera y siguiendo el camino marcado. El problema radica en que cuando descubres que tienes gustos diferentes a tu entorno, puedes sentirte incomprendido pues generalmente no recibirás el apoyo suficiente. Es difícil enfrentarse y apostar por una salida diferente.

Contamos con una grandísima ventaja desde hace poco, internet ha traspasado toda barrera territorial y ahora puedes descubrir nuevas maneras de ver el mundo desde tu casa, conocer gente como tú y sentirte quizá más libre con tu identidad virtual al deshacerte de las etiquetas que tu entorno te ha ido poniendo.

Gracias a las comunidades virtuales, hemos encontrado apoyo en gente con aficiones similares. Ahora, se tienen amigos desconocidos con los que te sientes a gusto hablando y te sientes comprendido; tu entorno físico es diferente a ti, pero descubres que ahí fuera sí hay gente como tú.

Chico mirando a través de la ventana

¿Por qué no buscar las mismas sensaciones sin tener que hacerlo a través de la pantalla? Es un lujo poder estar solo en un lugar desconocido y con tiempo para uno mismo, es casi un beneficio terapéutico, te permite encontrarte a ti mismo sin las pieles que te han impuesto desde fuera. Puedes olvidarte de las etiquetas, ya nadie te juzga.

Aunque parezca que nuestras decisiones se tomen a medias al ceder ante la fuerte presión social, pues da la sensación de que los pasos a seguir son indiscutibles; en realidad eres tú únicamente quien decide sobre tu vida, tú decides la ciudad en la que vives, las personas que quieres a tu alrededor y el trabajo en el que pasas la mayor parte del día. Si evaluas lo que das a cambio por lo que recibes, ¿la balanza resulta positiva?

Si no lo es, ya es hora que cojas las riendas de tu vida. Hoy tienes más información que ayer, no hay razón por la que repitas elecciones del pasado.Y si en lugar de invertir nuestro tiempo intentando ir de una opción mala a otra menos mala, ¿elegiéramos entre atractivas alternativas?

Con el tiempo, la gran mayoría aceptamos los programas estandarizados y, sin darnos cuenta, nos encontramos viviendo en una situación predefinida de antemano. Gobierno, sociedad, familia y amigos proyectan a menudo la vida en una sola dirección. ¿Tu instinto te orienta a un camino diferente al actual?

Si ahora crees que llevas 5 años haciendo algo que no quieres. Tras 10 años, serán ya 15, y suma y sigue. ¿Estás decidido a dejar tu vida pasar para llevar la vida que otros quieren que lleves? Si no naciste con una vocación determinada desde pequeño, quizá todavía no tengas claro un objetivo en tu vida. No eres el único, de hecho, a menudo sucede que no sabemos lo que queremos al haber seguido siempre “lo debido”.

Al vivir siempre en el mismo lugar, con la misma gente y mismas formas de hacer no se tiene la oportunidad de conocer y experimentar otras maneras de vivir con las que quizá seas más feliz; incluso pierdes oportunidad de conocerte a ti mismo en diferentes facetas.

Viajar proporciona una mejor comprensión global del mundo, mucho más cercana y personal. Te abre la mente, te libera de prejuicios, te aproxima a tradiciones diferentes, amplia tus puntos de vista, aprendes a aceptar opiniones distintas, entiendes otras formas de hacer diferentes . Sin duda, hace de ti una persona mucho más completa, comprensiva y tolerante.

Es importante salir y rodearte de gente diferente; de costumbres, trabajos, edades y culturas distintas. Y descubrir por ti mismo nuevos caminos, alternativas y formas de hacer que te servirán como referencia ya sea por imitación o por rechazo. Una semana, un mes, un año, … comienza con una estancia y un lugar que te resulte cómodo, poco a poco irás aprendiendo a moverte más lejos y por más tiempo si crees que lo necesitas. Te aseguro que un año parece mucho en este momento; sin embargo, cuando se mira atrás tan solo quedan experiencias y vivencias inolvidables, el tiempo pasa volando.

Baile tradicional en Senegal

 

Recomiendo viajar a países con culturas diferentes y permanecer un tiempo. Sumergirte de lleno, comprender sus valores, su visión del mundo y sus metas en la vida. Es fascinante el proceso que llevas a cabo contigo mismo, al descubrir nuevos “mundos”, descubres el tuyo propio; por qué piensas como piensas, por qué haces lo que haces, por qué persigues lo que persigues.

Sobre todo, viajar proporciona tiempo. El tiempo es de los mayores lujos de los que podemos disponer, viajando tú serás el dueño de tu tiempo. Entonces podrás cuestionar, reflexionar, aprender, desaprender, … y disfrutarlo. Te convierte en una persona nueva, aprendes a conocerte por lo que tu instinto te marca y no por lo que los demás desean que tú seas. Da incluso vértigo la rapidez del desarrollo personal, aprendes a comprender tus limitaciones, a descubrir tu potencial y de lo que eres capaz; en definitiva, se gana seguridad en uno mismo e ilusión por el mañana.

Todavía hoy existen prejuicios por quien se decide a viajar por un largo periodo de tiempo, a menudo se le asocian ideas como “no sabe qué hacer con su vida”, “escapa de su realidad”, “no quiere trabajar”, … Juntos eliminaremos estas ideas relacionadas con el viaje dando a conocer sus virtudes.

  • Porque salir no significa que no te adaptes al entorno, más bien lo contrario, tras un periodo en el extranjero tendrás la gran ventaja de ser capaz de adaptarte con éxito a culturas y situaciones diferentes.
  • Porque marchar para explorar no marcará un vacío en tu currículum, de hecho las empresas valoran este tipo de iniciativas pues por ejemplo sin duda mejorará tu capacidad de comunicación con cualquier persona y además demuestras gran interés en aprender sobre el mundo, una persona curiosa, ambiciosa y dispuesta a seguir sueños y pasiones.
  • Porque viajar no implica que descuides tu futuro, desarrollas habilidades casi sin darte cuenta: aumentará tu capacidad de improvisación, organización y resolución de problemas.
  • Porque trotar el mundo no quiere decir el perder el tiempo, se aprenden idiomas y aprender a moverte en distintos ambientes, ganando en experiencia internacional.

 

El mundo de los viajes viene ya de lejos. Con el desarrollo de la burguesía tras la edad media, los viajes ya no sólo responden a motivaciones comerciales o espirituales; los aristócratas comienzan a saciar su curiosidad por el mundo a través del viaje. Es así como surge la idea del viaje como medio del conocimiento.

Al fin y al cabo, la vida en sí es un viaje y afortunadamente tú eres el autor frente a las páginas en blanco, tú eres quien decide cómo llenarlas, nadie lo hará por ti. La vida consiste en un descubrir eterno y conocerte a ti mismo es uno de los primeros pasos, cuanto más te conozcas mejor rellenarás esas páginas. “Conócete a ti mismo” ha sido desde tiempos inmemoriales la máxima de la felicidad.

Una de las etapas más complicadas del viaje es cuando se toma la decisión de parar con tu vida actual y salir a viajar. Por experiencia propia y la de muchos que conoceréis a través de esta página, vale la pena, no deberías dejar que el miedo te detenga es una experiencia muy gratificante.

 

Disfrutando del amanecer en casa

 

Entendiendo el viaje bajo un punto de vista en el que percibes el mundo bajo una mirada crítica, el concepto del viaje lo generas tú. Puedes viajar hasta en tu propia ciudad, incluso en tu propio barrio. De hecho, es un fenómeno que suele ocurrir al volver a “casa” tras un largo viaje, todo lo que antes pareceía normal ahora se ve con otros ojos.

Y es que los viajes son una especie de escuela acelerada, conforme vas respondiendo a situaciones desconocidas vas descubriendo nuevas facetas de ti mismo. Estar en contacto con culturas distintas a la tuya acentúa tu sentido crítico. Además se dispone de tiempo, y el tiempo da pie a la reflexión. Se trata de observar con ojos bien abiertos, reflexionar por el camino, desnaturalizar la realidad tratando de entenderla, mantener una mirada curiosa, valorar el día a día y saborear los pequeños momentos.

Viajar es mucho más sencillo de lo que parece, hay multitud de alternativas. De hecho, ¡nunca antes había sido tan fácil! Vivimos en la mejor época, con información a un click y transportes por tierra, mar y aire disponibles y asequibles. ¡Aprovecha la oportunidad!

 

Arquitecta y patrona apasionada por los viajes de exploración y con gran curiosidad por el mundo del turismo y la aventura. Doy a conocer el mundo del viaje desde otra perspectiva, como proceso de autoconocimiento y reflexión en busca de un estilo de vida mejor; con la firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos.
¿Te gusta lo que lees?
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.