Coincidiendo esta entrada con el nuevo año y al mismo tiempo con un punto de inflexión de la vuelta a casa tras un largo viaje, intentaré hacer una valoración como es tradición en estas fechas. Mirando atrás al mismo tiempo que pensar en nuevas metas para el año que llega.

VALORACIÓN 2015

Siempre es útil evaluarse a uno mismo, ver si se han alcanzado los objetivos propuestos o en caso de no haberse propuesto ninguno, darse cuenta de lo que uno mismo ha conseguido y evolucionado a lo largo del año.
Realmente yo no tenía objetivos concretos mas allá de la loca idea de intentar cruzar el Atlántico y viajar para descubrir y descubrirme. Pero viajar sin metas pierde el sentido al cabo de un tiempo, al menos en mi caso, y ya sea consciente o inconscientemente vas forjando por el camino tus propios retos. Esta ha sido mi evolución:
  • Objetivo: Reflexionar, conocer y conocerme sin influencias externas.
    ¡CONSEGUIDO!

¿Cómo? Compré un billete de ida, sin vuelta. Sin expectativas. Sin límite de tiempo. La combinación de la vida en el barco con el mar de fondo ha resultado ser uno de los mejores escenarios para la reflexión.

 

¿Cómo? Durante 3 semanas di la vuelta a Gran Canaria, colgué carteles en todos los puertos que encontré y anuncios en las webs náuticas, pasaba horas y horas en el bar del puerto principal socializando, hablando con cada capitán siempre que se daba la ocasión, hasta que dimos con Jerome.

 

  • Objetivo: Viajar lo máximo, gastando lo mínimo.
    NO CONSEGUIDO

¿Cómo? Lo logré durante los primeros 4 meses, a una media de 10 euros al día incluyendo alojamientos, comidas, vuelos; todo. Al quinto mes ocurrió algo totalmente inesperado: encontré trabajo en un velero, y para mi sorpresa en el mundo náutico se gana bastante bien. Con lo cual, a partir de este momento viajé gastando bastante más, me pude permitir viajar a Cuba durante un mes y como plus he vuelto a casa con más dinero que con el que salí.

 

  • Objetivo: Aprender a navegar.
    ¡CONSEGUIDO!

¿Cómo? No fue cruzando el Atlántico, ya que en esta travesía siempre viene el viento por popa y son pocas las maniobras requeridas. Fue después, en el velero Natalie en San Blas, donde pude adquirir experiencia ya no solo en lo que respecta al barco en sí sino también a leer el mar, entender la meteorología, prever y solucionar problemas, etc

 

  • Objetivo: Conocer América del Sur.
    NO CONSEGUIDO

¿Cómo? Al llegar al Caribe, Jerome, capitán del velero No Stress, nos propuso seguir navegando con él desde Antigua a Bahamas. Aceptamos encantados, estuvimos un mes más en el barco. Después, decidimos que bajaríamos hacia el sur por América Central poco a poco. Cuando Max y yo decidimos viajar por separado, yo me quedé a vivir en Panamá 8 meses y únicamente llegué a visitar algunos lugares de Colombia, pero es un país tan grande que tengo pendiente volver. En cambio él sí consiguió conocer mas de Sudamérica.

 

  • Objetivo: Vivir libre de móvil y ordenador.
    ¡CONSEGUIDO!
¿Cómo? Al salir con el barco por el puerto de Canarias llamé a mi compañía de teléfono para que cancelaran mi contrato. ¡Fuera llamadas, mensajes y whatsapps! Tan solo llevaba un pequeño pc para poder mandar e-mails y escribir para el blog que acababa de crear. Se me rompió la pantalla a mitad del viaje cruzando el oceáno con tanta ola… Así que mi comunicación virtual se vió reducida a ordenadores prestados y locutorios.
  • Objetivo: Aprender un nuevo idioma
    NO CONSEGUIDO
¿Cómo? Siempre que viajo, intento aprender un nuevo idioma, lo considero el gran regalo de viajar. Esta vez, no fue posible pues siempre estuve en paises de habla inglesa o española, más allá de haber aprendido algunas palabras Gunas. Pero una de las ventajas de trabajar en el velero Natalie fue que la comunicación era exclusivamente en inglés, con lo que lo reforcé considerablemente y además amplié mi vocabulario náutico prácticamente nulo hasta el momento.

Aparte de estos propósitos iniciales, ha habido uno totalmente inesperado, y eso que viajando siempre aprendes cosas que ni siquiera puedes llegar a imaginar, pero esto ha sido como una utopía hecha realidad: conocer en primera persona la vida a bordo, vivir en y del mar. Un gran descubrimiento, primero porque lo desconocía por completo y segundo porque me sentí viviendo en él como si lo hubiera hecho toda mi vida.

OBJETIVOS 2016

Ahora sí tengo más claros mis objetivos actuales si los comparo con el año pasado. Aún así, no hay ninguno que pese sobre los demás sobremanera y puede ser que haya alguno que ni siquiera contemple en este momento y apueste por él mas tarde con mucha mas intensidad que por cualquiera de los que nombre a continuación.

  • Formarme más – Después de haber vivido aislada de la sociedad sin apenas internet y convivir con comunidades con muy difícil acceso a la educación, valoro como nunca antes había hecho el poder obtener información con tan solo un click. Dichosos somos de tener una gran educación de base, pero no es suficiente y por suerte tenemos cualquier tipo de formación sea de la índole que sea al alcance de la mano.
  • Aprender un nuevo idioma – Tengo a medias tanto el portugués como el francés y no contemplo la posibilidad de aprenderlos desde casa, salir a conocer la cultura del idioma que ansías hablar forma parte del lenguaje. Ser bilingüe hoy en día se entiende como algo ya normal. Afortunados los que no tenemos el inglés como lengua materna, pues no nos queda mas remedio que aprenderla, con lo cual de base ya tenemos dos idiomas. El mínimo, ahora mismo, ya son tres.
  • Hallar el modo de generar ingresos haciendo lo que me gusta mientras viajo – Es posible, lo sé. No es fácil, también lo sé. Pero si no lo intento seguro que no lo consigo. Hay varios modelos de negocio online muy interesantes que estoy estudiando.
  • Mejorar el blog y dedicarme más a él – Disfruto mucho escribiendo, cada día mas. No sé si podría llegar a sacar algún beneficio económico de él, me consta que algunos viven de ello pero no es nada fácil y requiere muchísima constancia.
  • Reto deportivo – Vivir en el barco durante tanto tiempo me ha hecho mella. No he sabido adaptarme al nuevo estilo de vida como me hubiera gustado. Necesito una motivación para volver a estar en forma de nuevo y sin duda un triatlón o alguna carrera a corto plazo serían el aliciente perfecto.

¿Y tú? ¿Has conseguido los propósitos que querías durante el 2015? ¿Qué esperas de este año que llega?

Arquitecta y patrona apasionada por los viajes de exploración y con gran curiosidad por el mundo del turismo y la aventura. Doy a conocer el mundo del viaje desde otra perspectiva, como proceso de autoconocimiento y reflexión en busca de un estilo de vida mejor; con la firme intención de motivar e inspirar a todos aquellos indecisos.
¿Te gusta lo que lees?
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.