Confusión.. 25 años, a 6 meses (espero!) de terminar una carrera que no sé si quiero ejercer, sin un buen currículum y sintiéndome con ideas y modos de ver la vida muy diferentes a los de mi entorno. Qué hacer…

[Nov 2018: Recupero un texto que escribí cuando me planteaba si terminar la carrera de arquitectura al no estar segura de querer ejercer, con unas desmesuradas ganas de salir a conocer nuevas realidades y con la presión social y familiar de buscar un buen trabajo.]

Amazonas, Brasil

Amazonas, Brasil. Recorrimos Brasil de Norte a Sur

Este último año de intercambio en Brasil me ha ayudado mucho. He aprendido innumerables cosas y he advertido que hay situaciones que sí existen y que yo solo imaginaba.. ¡he visto que son posibles!

Estoy realmente confundida. Hace un mes y medio que he llegado de Brasil, volví increiblemente feliz y con ganas de gritar al mundo todo lo que había vivido y aprendido. Un mundo que, sin embargo, descubrí sordo y ciego. Eso es lo que sentí nada mas llegué, y después de haber pasado una temporada aquí me pregunto si no soy yo la sorda y ciega. Sabía que iba a encontrarme en esta situación y cuando estaba en Brasil estaba convencida de que iba a poder lidiar con esto, pero tan solo llevo un mes y medio aquí y ya estoy cansada, derrotada.

Soy consciente de la suerte de haber nacido en un lugar en el que la cultura y el respeto por los demás es algo interiorizado en casi todos los individuos. Aquí la mayoría de personas tienen educación y un nivel medio de cultura que realmente se agradece, tenerlo y que lo tengan. Pero los valores… los valores es algo que no tengo claro si son tan buenos…

La gente es feliz (¿?) en un mundo con las pautas marcadas; en el que si no sigues los pasos, quedas excluido y infravalorado por el resto de la sociedad.

Teleferico do Alemao, Brasil

Teleferico do Alemao, Brasil

 

Puede que yo esté confundida y simplemente vea el mundo desde los ojos de una niña que no se ha dado cuenta de qué va el mundo. Es posible y soy consciente, cosa que me deprime todavía mas, no sé si soy capaz de entrar, no sé si quiero entrar, no sé si es necesario entrar…

Mi situación actual es la siguiente. Desde pequeñita me he rodeado de un mismo círculo de personas,  cuando eres pequeño ni te das cuenta, de hecho no sabes que existen otros tipos de vida, solo crees que eso es lo normal. A medida que vas creciendo vas dándote cuenta de que existen otro tipos de personas que están por encima o por debajo de ti, cada uno con unos modos de vida diferentes y valores diferentes.

Digamos, generalizando, que las clases sociales de renta baja normalmente tienen una cultura básica pobre y pocas ambiciones lejos del consumismo puro y duro. Las clases altas, generalizando, suelen tener de base muy buena educación y cultura, y grandes ambiciones económicas, consumistas y a veces culturales. Las clases medias suelen estar entre estas dos clases. Y todas en general tienen grandes prejuicios, no se tratan de igual a igual a las personas, el dinero hace mucho daño.

Lo que estoy sintiendo en este momento de mi vida es que nunca me he sentido de un grupo o clase determinada (eso no quiere decir que yo quiera ser parte). Me refiero a que los que eran de una manera me incluían en un grupo diferente a ellos, los de otra en otro grupo diferente a ellos y así siempre, con lo que siempre me he sentido desplazada o no entendida en el sentido de que nunca he conocido gente parecida a mi. Pero en Brasil ( y supongo que hubiera podido pasarme en otro lugar, lo único que necesitaba era salir del nido) todo cambió, conocí muchas personas diferentes, con maneras de pensar distintas a las que yo ya conocía, modos de vivir muy diversos, y esto me encantó, me hizo sentir que sí era posible pensar como pienso y que hay muchas personas parecidas a mi (a la vez que muy diferentes).

Tenía miedo de volver a España por la “realidad” que iba a vivir. Vuelta a lo tradicional, nace, estudia, trabaja, cásate, hijos, muere. Pero no solo eso, lo peor no es que se tenga que hacer, sino que si no lo haces quedas rechazado, pareces una oveja negra, ya no te aceptan.

Realmente me he encontrado con un mundo consumista y esclavo de “lo que se tiene que hacer”.

Me da mucha pena. Yo no creo que siga ese camino. No eligiendo esa vida tradicional además de ganar la incomprensión total por parte de mi entorno, pierdo muchas amistades (sé que no inmediatamente pero si paulatinamente) y un gran rechazo por parte de mi familia. Pero sé que sería bastante infeliz (digo bastante porque siempre que algo va mal, se puede intentar solucionar o enmascarar con otras cosas mejores) siguiendo el tipo de vida que los demás quieren que lleve.

Casi acabada de aterrizar, tanto amigos como familia ya me calificaron de “hippie”, algo que no me gusta nada ya que ni se esforzaron por escuchar lo que había vivido y aprendido. Simplemente me adjudicaron ese adjetivo por contradecir algunas cosas que ellos creen normales y que a mi parecer se pueden hacer mejor de otras formas.

Mi madre, y supongo que mi padre me diría lo mismo pero no habla conmigo mas que para decirme algo relativo a la universidad al menos en los últimos 8 años; no para de repetirme que no sé nada, que no me interesa nada, que no me ve con ganas de trabajar, que tengo casi 26 años y que vivo en el mundo de jupi. Que si no empiezo a moverme en el tema laboral voy a perder muchas oportunidades y luego no podré encontrar algo bueno. Que mis amigos van a empezar a ganar dinero y que poco a poco ya no podré hacer las cosas que ellos hacen, estaré desplazada. Y que “la gente como yo” que ella conoce, por experiencia acaba siempre mal.

Analizando todo lo que me dice, si que tiene razón en varias cosas.

– Sí considero que no sé muchísimas cosas y que estoy muy poco enterada de lo que ha pasado y pasa en el mundo. Esto es algo que me gustaría cambiar.

– No estoy de acuerdo en que no me interesa nada, de hecho me interesan muchísimas cosas, solo que no me interesan las mismas cosas que le interesan o le parecen importantes a mi madre, por eso le parece que no me interesa nada.

– En cuanto a lo del trabajo, realmente ahí si estoy confundida, creo que si sería necesario trabajar para coger experiencia en arquitectura ya que sólo con la carrera no se hace nada, necesito experiencia para aprender. Ahora mismo en España no puedo beneficiarme de esa experiencia y en Brasil, por ejemplo, el trabajo de arquitecto es diferente y tiene menos competencias pero si que me  sirve. Lo que no sé es en qué sector de la arquitectura me gustaría trabajar o si realmente ahora es momento de dejarlo todo y viajar y aprender del mundo y luego ponerme en serio.

– Sobre lo que me dice de que mis amigos van a empezar a ganar dinero y van a empezar a hacer cosas que yo no voy a poder hacer, es verdad. De hecho ya me pasa, pero no en sentido económico  ya que ahora mismo todavía tengo capacidad como para poder hacer las mismas cosas. Pero lo que sucede es que no me interesa seguir haciéndolas, me parece un malgasto y se podría destinar ese dinero a cosas muchísimo mas interesantes(viajar…).

– Y, por último, cuando dice que “las personas como yo” no acaban bien, se refiere a que acaban sin un buen trabajo y pocos recursos económicos. Pues bien, es posible que me equivoque, pero realmente pienso que si las personas quieren pueden, todo es proponértelo.

En mi opinión, siempre consciente de la poca experiencia vivida y con posibilidad de equivocarme, la vida es muy corta y muy larga al mismo tiempo. Sé que generalmente se ve al revés, pero pienso que a mi edad se ve muy corta ya que la gente no para de hacer planes de futuro y el tiempo pasa volando, mientras que a los 50 años la gente suele decir que porqué no hice esto, o no hice lo otro… ¡¡y que tenemos que aprovechar mucho la vida!!

Reflexionando un poco sobre lo que he escrito; a mis 25 años, y de verdad muy consciente de que puedo estar equivocada, creo que lo mejor es que acabe la carrera y haga lo que realmente quiero hacer y puedo hacer, viajar y conocer. Por suerte tengo una cantidad ahorrada que me permitiría viajar (mi manera de viajar..) mínimo un año, siempre consciente de que tendría que trabajar cuando pudiera durante el viaje. Creo realmente que es la oportunidad perfecta para hacerlo. Y durante el viaje o una vez decida terminar el viaje, ahí sí  debería buscar un buen trabajo, y cuando digo buen trabajo me refiero a un trabajo en el que realmente me guste lo que hago, sinceramente lo veo muy posible.

Chapada Diamantina

Chapada Diamantina, recorrimos todo Brasil con menos de 10 euros diarios

Sé que mi decisión va a ser muy muy mal acogida en mi casa, y creo que también entre mis amigos. Me da mucha pena, ya que estos prejucios sociales hacen mucho daño. Si realmente quieres a las personas que te rodean, tienes que aceptarlas tal y como son, y no tal y como quieres que sean. Cada uno es diferente y no tiene que seguir una vida marcada, sino que ya que tenemos la posibilidad y la suerte de poder elegir, me encantaría que cada uno decidiera por si solo lo que quiere para su vida.

Viajar es increible, el año pasado para mi fue muy importante, aprendí muchísimo. Aunque una cosa que si he echado de menos viajando ha sido la cuestión intelectual. En mi próximo viaje voy a intentar leer mas, enterarme mas de todo. Lo echaba en falta. Esto tiene mucho que ver también con las personas con las que te rodeas, supongo que depende del destino las personas son de un modo u otro. Algo que a veces me desagradaba un poco era el tema recurrente del misticismo, astrología, drogas, etc. Realmente creo que era porque íbamos a lugares muy “hippies” y me he dado cuenta que en estos sitios la mayoría de personas cree mucho en ello.

Bicho do peu, Brasil

“Bicho do peu” Virus y demás… Bichitos en el pie por andar descalza por la selva, todo se lleva bien cuando eres tú quien decide que quieres estar allí 😉

 

Cachoeira Chapada Diamantina

Cachoeira Chapada Diamantina

El mundo del viajante es un mundo desconocido y mal entendido por la sociedad actual. Yo antes de ir a Brasil no lo conocía, pero sin saberlo ¡lo anhelaba! Y realmente no hay un viajero tipo, cada uno es diferente y tiene su modo de viajar. Mochila en la espalda y recorrer mundo es lo mas emocionante que ya he vivido. Pero me he dado cuenta que lo importante no es el destino, sino la gente con la que vives ese destino.

Viajando, aunque se viaje solo, nunca se está solo. Siempre se tiene la oportunidad de conocer gente muy interesante y de la que puedes aprender mucho. A veces es realmente interesante esa relación entre las personas, otras no tanto. Viajando conoces todo tipo de personas y de vidas, unas me encantan otras no me dan ninguna envidia. Sobre todo, viajando aprendes a conocerte a ti mismo.

 

[Nov 2018 Muchas veces es el miedo al desconocimiento y el qué dirán lo que hace que no tomemos ciertas decisiones. Me hace tan feliz poder decir que me equivoqué sobre cómo iban a reaccionar amigos y familiares ante la noticia de que comenzaría a viajar tras terminar la carrera. Es más, siento un gran apoyo por su parte. Y feliz también el haber tomado la decisión que tomé…

Y qué bueno hacer un erasmus, séneca o intercambio en la universidad. El cambio de perspectivas y la multiplicación de oportunidades tras esta experiencia es brutal.

Finalmente terminé el último año de carrera a distancia, 24horas dedicadas a él para poder terminar cuanto antes, muy contenta de haberlo hecho y no dejarla de lado.

Este artículo se lo dedico a Frncs y Andrea, seguidores del blog con los que acabamos justo de hablar de este tema y espero les ayude este artículo que escribí ya hace 5 años en un momento de indecisión e importante de mi vida, ni recordaba haberlo escrito y leerlo ahora me ha impresionado bastante, qué valioso no tener prisa para parar y reflexionar…

En ese momento todavía no sabía que estas reflexiones saldrían a la luz ni mucho menos lo que me esperaba… el mar jejej]

¿Te gusta lo que lees?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.

Apasionada por los viajes de exploración, llevo más de 3 años dedicados al viaje y al mar. Paula, arquitecta que dió un giro a su vida y ahora vivo más tiempo a bordo que en tierra firme.

No tengo velero propio, salto en veleros de otras personas viajando en barcostop uniéndome a sus aventuras en el mar. También les propongo nuevos proyectos o alquilo yo misma veleros con amigos y seguidores afines para explorar juntos destinos desconocidos y de difícil acceso.

Allende los mares invita al disfrute y aprendizaje a aspirantes a marineros y aquellos que anhelen viajar diferente, quizá a bordo de un velero.