Y… No hemos durado demasiado en Costa Rica, nos hubiera encantado quedarnos más tiempo pero no ha podido ser.

Es un país con una naturaleza fascinante, mas de la mitad del país son bosques. Y su gente, los ticos, muy simpáticos y amables. Pero al viajar con un presupuesto bastante bajo (menos de 10 euros diarios), no nos lo podíamos permitir. Es un país caro, cobran por todo y la naturaleza no es de fácil acceso.

Estamos acostumbrados a la gran accesibilidad que tiene la naturaleza en España. Puedes subir cualquier montaña, entrar a cualquier parque natural, todo gratis y muy bien indicado. Las señales se funden a la perfección con la naturaleza, si no las conoces ni las ves, en cambio si las sigues las encuentras sin problemas. Sin embargo, en Latinoamérica todavía no hemos encontrado lugares así, o hay señales enormes y has de pagar entrada para acceder a una ruta o has de contratar los servicios de un guía. La opción de montártelo por tí mismo no suele darse, lo que le resta emoción.

Al viajar, la mayoría de las noches las solemos pasar acampados o en casa de couchsurfers, lo que significa coste cero y un contacto directo ya sea con el entorno o con los locales. En Costa Rica se nos hizo difícil conseguir cualquiera de estas opciones, los couchsurfers no eran muy activos, y pudimos acampar muy pocas noches pues para acceder a un lugar natural se tenía que pagar al menos 10 dolares por dia y persona y las playas estaban enfocadas al turismo con lo que por las noches no era demasiado seguro quedarse a dormir con tienda.

En casa de Ricardo, couchsurfing en Heredia

Estuvimos unos días intentando descubrir cómo continuar viajando sin tener que pagar por cualquier cosa y negando el hecho de que si no lo conseguíamos, tendríamos que salir del país rápido. Pero al cabo de unos días tuvimos que aceptarlo, teníamos que irnos. Tal vez haya alternativas, pero nosotros no las hemos encontrado.

Quiero resaltar que Costa Rica es un lugar perfecto para los amantes de la naturaleza, de hecho debe ser el sueño de cualquier biólogo, simplemente se ha de saber de antemano que hay que visitarlo con un buen presupuesto. En cuanto a autenticidad, me ha dado la sensación de que no tiene una fuerte cultura comparado con otros paises de América Latina. Por lo que me han contado y lo que he conocido hasta ahora, es el pais mas norteamericanizado. San José, la capital, está llena de Macdonals y los jóvenes visten moda underground de marca.

 

Plaza de la cultura, San José, CR

Comenzamos a buscar alternativas por Panamá. Tuvimos muchísima suerte pues casi el mismo día contactamos con Mike, dueño de un hostel en un pueblecito llamado Chitré, que necesitaba voluntarios por unas semanas. ¡Y aquí estamos! Llevando el “Miami Mike hostel” en Chitré, Panamá.

 

 

Hostel en Chitré, Panamá

http://miamimikeshostel.com/

Nos va perfecto hacer un parón para poder pensar qué hacer, cómo continuar nuestro viaje. Es lo que estábamos buscando, pues lo de Costa Rica no nos lo esperábamos y salimos de un día para otro.

De momento en Panamá estamos genial. Ya estamos recogiendo los primeros frutos, ayer fuimos al manglar a recolectar conchas para hacernos la comida 🙂 nada mal para ser la primera vez!

 

Rico aperitivo de conchas recién recolectadas

Buscando frutos de mar en el manglar, Chitré

¿Te gusta lo que lees?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únete y recibe directamente los nuevos artículos y videos de Allende los mares.
Odio el spam. Tu dirección de correo electrónico no se venderá ni compartirá con nadie más.

Apasionada por los viajes de exploración, llevo más de 3 años dedicados al viaje y al mar. Paula, arquitecta que dió un giro a su vida y ahora vivo más tiempo a bordo que en tierra firme.

No tengo velero propio, salto en veleros de otras personas viajando en barcostop uniéndome a sus aventuras en el mar. También les propongo nuevos proyectos o alquilo yo misma veleros con amigos y seguidores afines para explorar juntos destinos desconocidos y de difícil acceso.

Allende los mares invita al disfrute y aprendizaje a aspirantes a marineros y aquellos que anhelen viajar diferente, quizá a bordo de un velero.